Al navegar por esta web acepta la utilización de cookies para análisis y personalización
Saber más    

Noticias Toda la actualidad de IU Asturias

Masa advierte a Alonso de que las ayudas del transporte escolar rural siguen sin obtener una solución definitiva, no cubren el total, llegan tarde y son cicateras

Concha Masa, diputada de IU en la Junta General, volvió a sacar a debate esta mañana en la Junta General el problema irresuelto del transporte escolar en la zona rural y puso de relieve que las ayudas no cubren en todos los casos la totalidad del coste del transporte, las ayudas se convocan y conceden demasiado tarde, teniendo las familias que costear mientras tanto los gastos hasta que se les concede, y que las cuantías están calculadas de manera “cicatera”.

Masa recordó dos casos concretos: el de los niños de Buseco y la niña de La Felguerina, en Caso. En Buseco, Masa explicó que hasta el año pasado la cantidad abonada a los padres, que llevaban personalmente a sus hijos a la escuela, no porque lo eligieran así, sino porque carecían de servicio de transporte público, si bien no cubría el gasto de tiempo, trabajo y disponibilidad, por lo menos venía cubriendo los gastos económicos derivados del vehículo. Pero el año pasado, mediante una nueva normativa, su Consejería recortó estas ayudas, haciendo que además del esfuerzo, tiempo, vehículo y disposición, tuvieran que asumir económicamente, como muchas otras familias, parte del gasto del transporte. Masa también le al consejero, que en el Pleno del 3 de Marzo de 2016 (el primer pleno donde se trató este tema), reconoció públicamente que las ayudas eran insuficientes. Como solución, tanto en la Comisión de Educación del 15 de marzo de 2016 como en el Pleno del 17 de Marzo de 2016, se comprometió a abonar los viajes de vuelta en vacío con carácter retroactivo. ¿Se cumplió este compromiso? ¿Cómo se hizo el cálculo correspondiente? ¿Por qué esta familia ha llevado el caso a los tribunales?

En Caso, la niña cambió de centro escolar y por consiguiente tenía una nueva ruta de transporte. Esta ruta, al ser usada por sólo una niña, no recibe la aportación directa de la Consejería y se tiene que financiar a través de las ayudas al transporte, ayudas que, en tanto se convoquen y resuelvan, obligan a la familia a adelantar el dinero.

En este caso concreto es el Ayuntamiento quien corre con los gastos de esta línea de transporte hasta el momento de la convocatoria. Pero a partir de ese momento, saltan las alarmas. Recordamos que el coste es de algo más de 7000 € al año y la Consejería varió sus ofertas desde los 3600 € hasta los 1800 € ya en los último días antes de llegar a un acuerdo. Posteriormente, en el mes de enero y tras una manifestación y posteriores concentraciones frente a la Consejería, usted accede a reunirse con la familia. De esta reunión sale un acuerdo entre ambas partes: la Consejería aportaría 6300 € y el resto, unos 600 € aproximadamente, sería aportado por la familia.

Masa pidió a Genaro Alonso un “compromiso personal decidido” con la escuela rural y el transporte que lleva asociado y que no se deje afectar por “malas influencias”, después de expresar que “da la impresión de que desde el Gobierno se está transmitiendo la idea de que el transporte y la educación en el mundo rural suponen para la Administración un gasto desorbitado y difícil de asumir”. Ese argumento, señaló ya de por sí atenta contra la igualdad de acceso a la educación, pero es que “además es falso”. En Asturias hay unos 14.000 niños que hacen uso del transporte (urbano, público o privado) para ir a la escuela, ejemplificó. La media de las ayudas concedidas este año para las familias obligadas a realizar el transporte por sus propios medios es de 518 €, tres veces inferior a la media del resto de niños transportados.

“Si uno se pasea por las escuelas rurales asturianas podrá comprobar que se trata de pequeños edificios cuyo coste de mantenimiento es irrisorio, no cuentan con ningún tipo de infraestructura, no cuentan con polideportivo, ni salón de actos, no cuentan con patios cubiertos, no cuentan con aulas de informática, ni laboratorios, no cuentan con comedores, etc. Cuentan, eso sí, con la dedicación incondicional de sus profesores y con la colaboración ilusionada de las familias. Y pretenden contar, por supuesto, con un apoyo claro por parte de la Administración”, concluyó.

Alonso dijo que los casos a los que se refirió la diputada de IU son hechos puntuales resueltos y que no se deja influenciar por malos consejos porque no tiene malos consejeros. También negó haber dicho nunca que la apuesta por la educación rural fuese un gasto desorbitado.

Volver

Compartir

2014 Izquierda Xunida d'Asturies - Política de privacidad - Política de cookies